lunes, 15 de septiembre de 2008

Respuesta

En las estrías de tu espalda
los poros quemados
persisten en su influencia
y la pasión salta con su aura
hasta desflorar el desprecio
hasta desflorar
Tu confusión estremece lo inconcluso
desordena la espera
desordena la vocación
desordena
lo que separa en el pecho
Amígdalas y lágrimas no entienden

2 comentarios:

Lizzy dijo...

Degusto desde aquí tus amígdalas y tus lágrimas.Te entiendo,A
Escribes bien.

Bexo

contraimaginarios dijo...

Yo no entiendo. Pero gracias.
Besos
Amalia