sábado, 15 de septiembre de 2007

FESTIVAL PAIS IMAGINARIO DIA PRIMERO: LLEGADA A LIMA: BORRACHERA DEL 26/27 DE AGOSTO DE 2007, DESDE LAS 18 PM A 12 AM



Había ríos de cielo sobre las nubes, había nubes de tierra sobre las montañas y ríos de cielo purificando la terrosidad de la cordillera. Había mucho sueño.


(V e i n t i c u a t r o h o r a s s i n d o r m i r).

Agradecida con Alan Mills, que fue quien, después de varios años de apoyo moral por messenger, de proyectos literarios compartidos, de amistad, me abrió la puerta. Llegué a Perú buscando su rostro, su sensibilidad puesta al servicio de una fabulaciòn social, sin amaneramientos cacofónicos. El Marco: Primer Festival País Imaginario, que contaría con la presencia de los poetas Ernesto Carrión (Ecuador), Héctor Hernández Montecinos (Chile), Alan Mills (Guatemala), Manuel Barrios (Uruguay) y la que suscribe (Argentina). En el aeropuerto de Ezeiza había perdido mi gorro, con el que sería reconocida al llegar a Lima. Me encontró lomismo el Harold Alva, con "su esposa" , es decir, con Florencia Béjar Bustamante. Fue durante la mañana. Me llevaron al Hotel Costa Azul, en la siete de Arenales. Una entrada oscura, con bonitos mosaicos que me hacìan recordar a los mosaicos andaluces, con un cielo gris y las casas todas llenas de colores pasteles, sin brillo. Hablamos largo rato, de poesìa argentina, de polìtica peruana. Leyeron mis poemas en voz alta, me los corrigieron. Me llenaron de libros de autores que no conocìa,pero que se parecìan a espejos peruanos de espejos argentinos. Fue lo mejor que pude hablar con ellos en toda la estadìa, lamentablemente. Despuès almorzamos, conocì al Raggs -me regalò dos de sus libros- y volvì a conocer a Hèctor Hernandez Montecinos. Estàbamos todos tan cansados y tan ansiosos y tan felices, que nada màs pudimos decirnos, sòlo quedaba comer y tomar Inca Cola mientras esperàbamos la llegada de todos. Volvimos al hotel. En vez de agua, Ron Cartavio. Media botella pura de Ron Cartavio. No recuerdo màs nada. Me dicen que una mujer quiso tocar mis tetas. Que me puse a gritar como endemoniada acostada sobre una cama. Que contè mi tragedia. Que alguien quiso exorcisarme en latìn. Que llegò el Hèctor y me volviò a conocer y se asustó. Que el exorcista le dijo: "No te vayas, no, el demonio ha entrado en ella, ayudame, pues si no se le quedará ahì dentro". Que Hector bajo las armas de su defensa y se acercó, que el DIOS Héctor se arrodilló a los pies de mi cama y con su mano transmitiò la templanza y la tristeza necesarias, que Hèctor me recitó el salmo 23 entero con tanto amor que me quedè soñando. Velaba armas por Alan, lo sé. Hector fue entonces el exorcista psico de mi pasado, lo sè. Dicen también que lo adorè, que le besè los brazos como loca Adam y que lamí su boca de chancho serdominante lúdico. Que supe que era Dios antes de leer su poesìa. Que todos se fueron a buscar al uruguayo Manuel Barrios al aeropuerto, que volvieron y me tocaron la puerta y me sacaron del sueño soñado, que yo estuve media hora sin abrirles vociferando:

L O S P O E T A S S O N T O D O S P U T O S,
Q U E R I A A G U A Y M E D I E R O N R O N
.

Que abrì la puerta y me encontrè con un chico rave de anteojos de sol en medio de una noche cerrada. Tierno y solitario. Que lo detestè pero me subì encima de èl. Que el Héctor me tiró agua bendita para exorcisar esta vez a mi cuerpo. Que decidì ir al baño de la otra habitaciòn (eran dos) y el uruguayo me siguiò. Que ya no podìa tener planes. Que todo era caos y al caos habìa que fragmentarlo. Que ahì empezaba el festival Paìs Imaginario. Que eso era el festival Paìs Imaginario. Que seguí sin dormir. Que se cumplían diez años de mi tragedia. Que con el gorro había perdido también mi cabeza. Que el festival era un nuevo viaje de egresados.

foto: Manuel Barrios

3 comentarios:

Amalia Gieschen dijo...

Me dicen que no entienden por qué debo hablar de los detalles privador del Festival. Dos cosas:
Primero-El festival ese día no había comenzado.
Segundo-Escribo esto porque se me canta el orto. No es literatura. Es una especie de recordatorio para mí, que no tengo un cuaderno diario íntimo, y ganas de compartir con ustedes lo que yo viví y sentí, no literatura. Para eso están los poemas sueltos, las ponencias, las lecturas, las revistas, las revistas-blog y los libros.

livio dijo...

Gran tecnicismo que no hubiera empezado el festival ja ja !!

Me gustó los poetas son todos putos quería agua y me dieron ron

Que loco q leas un poema y te corrijan ipso facto.Es como una deferencia por el absurdo!

Bien por ti que bebiste lo mejor de la cultura local y te dejaste exorcisar mansamente sin andar con efectos hollywoodenses girando la cabecita.
En suma , misión cumplida

Jorge Ampuero dijo...

Por razones x no pude ir al festival. Lamento no haberlo hecho pues me hubiera gustado conocerte...

Saludos...