miércoles, 19 de septiembre de 2012

Tener un compromiso con el amor es un motivo para sonreír


Tener un compromiso con el amor es un motivo para sonreír

Desde las celosías cuya bronca chirría al vaivén
Acompasado según el movimiento del viento,
Revoloteando las hojas de en su sopor fresco de la siesta.astillada por el sol
Ya no serás un tentempié, amigo, amor, compañero,
Ya no serás estirado ni astillado porque ya lo estás.
Estoy acá para hundir los pies y  comprometerme a amar.
Estos acá para bajarle los brazos a la Muerte en mi pelea a muerte con ella…
Condición sine qua non para pelear con la muerte:
Cada round tiene que brotar de la vida, es la única manera de estar del otro lado del espejo, “cual dos bandos que finalmente terminan unidos”…
Una cosa más: Los compromisos como el amor  estaban pasados de moda en los noventa, ¿raro no?
¿Cuándo dejaron de pasar de moda y por qué?
Porque estamos del lado de la vida, igual que Néstor y Cristina.
Porque estamos del lado del amor que genera esa vida.
Los comprometidos nos sirven de ejemplo porque se han puesto en nuestro lugar
(los ejemplos también estaban pasados de moda en los noventa, ¿raro no?)

2 comentarios:

Hernan Dardes dijo...

compromiso y amor son dos palabras bellas. Ya por separado tienen su propio encanto.

Amalia Gieschen dijo...

gracias hernan