lunes, 11 de febrero de 2008

La Aparición del Día [ensayo de poema] HH

La Aparición del Día [ensayo de poema]
¿es esto coma?


A los poemas muertos
in memoriam



Dios no escribe porque no muere
ningún dios ha escrito un poema
ni ha vivido la angustia por la desaparición

Vive en el presente infinito
no conocerá pasados inconclusos
ni conoció ningún futuro olvidado

Entonces escribir es una agonía
la agonía de la aparición del tiempo
como en un gran teatro lleno de asientos vacíos

donde los asistentes vieron un espectáculo
que nunca existió y ese es el poema
El día de la creación es el mismo que el día del exterminio

y son una larga noche porque Dios no conoce el alba
el ser humano sí y esa es la Enfermedad del Amanecer
Cualquier noche la más nimia

hasta la que parece más trivial
está repleta de estrellas
y aunque no se vean están ahí

infinitamente más grandes que nuestro mundo
pero tan diminutas
Y son lo más parecido a un poema

escrito por cualquier dios
tanto un dios de la guerra como un dios del amor
O un dios de la fe o uno de la incredulidad

o uno de la contemplación o uno de la sangre
un dios del acopio o con cabeza de águila
Y al decir ‘águila’ pienso en cuántas sangrientas batallas

cuántos coitos cuántas travesías por océanos y desiertos
cuántos panes y carne cuántas maldiciones
para que la palabra ‘águila’ nos signifique águila

y podamos pensar en un dios que se llame Águila dios
La lengua es una genealogía
el resquicio de que alguna vez alguien susurró y dio un grito

y de entre ambos una palabra desesperada emergió
una palabra para contener la prepotencia de la realidad
Así todas las batallas los coitos las travesías los panes

la carne y las maldiciones poco importa si existieron
Lo que recordamos sólo son huesos polvo y escombros
para distinguidos y respetables hambrientos de un origen

Héctor Hernández Montecinos, poema de su libro Coma.

5 comentarios:

Rolando Alvarado dijo...

He pensado que los poemas solo se justifican porque sean imaginativos, rabiosamente imaginativos; porque sus imagenes hagán mover esa maquinaria invisible que es el sentimiento, padre de la acción.
Algunos, como los de Blake, son imaginativos incluso en su brevedad (como "The Tyger"), otros, como los de Jorge Cuesta, se salvan por una línea ("la razón: ese paramo de espejos"), y Octavio Paz se salva porque siempre pidió que el Estado-Nación diera subsidios a los poetas. No es algo imaginativo, antés bien ese pedido es lo más trivial que pueda haber. Pero alguién debe hacerlo...aunque no funcione.
Cuando leo éste ensayo de poema no puedo dejar de pensar en una simple imagen: "los politicos siempre sonrien cuando leen el periódico, porque saben que todo eso escrito ahi es falso, y sólo ellos conocen la trama verdadera urdida en innombrables hipogeos. Asimismo, Dios cuando lee las revistas de ciencia no puede dejar de sonreir ante los triviales esfuerzos del hombre por saber cómo es y cómo funciona el mundo".
Lo que para algunos es una debilidad; que el poeta sea ignorante de todo menos de su prodigiosa imaginación alimentada salvajemente; para mi es un musculatura ferrea: Blake desconocia toda la educación formal que pudiera haberle prodigado Inglaterra, para de esa manera volverlo manco, sin embargo, se alimento de sectas religiosas protestantes y lecturas desordenadas. Era pura imaginación que queria recrear el cristianismo en Inglaterra, y hacer de "Albión" la verdadera Jerusalen.
En éste poema, Montesinos me recuerda algunos autores que se me desdibujan pero que correlaciono con Bataille, o algún estructuralista (¿Blanchot lo era?, ¿lo fue?, ¿vale de algo preguntar por un ismo que sabemos de antemano desdeñado?). Y eso enturbia mi lectura. O quizá lo que la enturbie sea que sé que Montesinos atesora en su memoria semejantes autores, y yo, de manera supuestamente ingenua, los extrapolo en un comentario como si fuera casualidad o descubrimiento.

Mariano A. dijo...

"cuántos coitos cuántas travesías por océanos y desiertos
cuántos panes y carne cuántas maldiciones
para que la palabra ‘águila’ nos signifique águila
podamos pensar en un dios que se llame Águila dios"

hay furia ahi. al menos esa es la sensacion que me genera...
no entiendo mucho de poesia. pero me gusta...me genera algo. el dia que pueda explicarlo....

Jorge Ampuero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
livio dijo...

Tremendo poema.
Podría decir que salvé el día entrando al blog.

.h.h dijo...

gracias a los amigos que postearon..
este es mi blog
http://acheache.blogspot.com/

saludos y gracias a amalia
y los que escribieron

.h.h