sábado, 7 de julio de 2007

Qué loco encontrar al enemigo en el lugar a donde uno va varias veces por semana: la pizzería.

6 comentarios:

Nina London dijo...

No importa, siempre se puede recurrir al delivery...

el espacio real dijo...

...es raro, pero a veces hay que compartir el pan con los enemigos...

rodrigo dijo...

Hola Amalia. Tanto tiempo de nosaber de ti. Saluditos. Rodrigo

Amalia Gieschen dijo...

Si, la verdad es que si llamo al delivery, ya temo hasta que mi enemigo sea el motoquero. Ja. Y con respecto al pan, prefiero comerme una manzana podrida. O, en su defecto, que alguna vez mi enemigo se baje del caballo y sepa pedir disculpas.

Rodrigo, siempre te recuerdo, estoy un poco borrada, solucionando mi vida. En febero parece que me voy a Nicaragua, vos andás por otros lares, no?
Besos

livio dijo...

No desfallezcas...
Peor es encontrarlo en donde uno va varias veces por día
ej:(elbaño de tu casa)

Amalia Gieschen dijo...

Vaya q de ese tipo tambien he tenido, jejeje (visto desde aquí y ahora, entonces no me daba cuenta)
beso!