lunes, 30 de abril de 2007

comentario personal sin valor literario

Siempre estoy en crisis. Pero ahora estoy más en crisis que nunca. Me decidí a ordenar un poquito mi vida y, al hacerlo, me pasaron de todas: me separé de mi pareja, me quedé sin trabajo, entraron a mi casa a robarme lo poco que tenía, me rompi los dientes en otro robo a plena luz de luna, me que quedé sin comer en varias oportunidades varios días sin probar bocado -por falta de plata-. Si en el 2005 adelgacé diez quilos milagrosamente, ahora adelgacé otros cinco. Todo me frustra. Los malos aires de Buenos Aires me frustran, empiezan a ahogarme. Soy de acá y viviré acá, pero también soy del mundo y no toqué otro lar que Uruguay.
Siento que, descontando mi caracter, tengo capacidad pero que no la puedo explotar. Que nadie o pocos -mmm- tienen capacidad para comprender esto.
Una de las ideas post sexo drogas y rock and roll enero-febreriano, fue empezar seriamente con mis estudios de Letras, ya que la economía no me permite continuar los de periodismo. Pero, aunque la UBA sea gratuita, todo cuesta. El material de estudio, los viajes...
Cuesta.
Haberme alejado de los pocos medios que rocé es otro de los pasos que hice en mi crisis. De los medios que no puedo nombrar, porque supuestamente formo parte de ellos. Es que nunca se sabe si uno vuelve, tengo la ilusión de no volver más y de hacer una revista que para mí valga la pena. Tengo la sensación de que la prioridad, a falta de todo, es ponerme fuerte como síntoma de resignación la retirada a mí misma. Resolver mis insolusionables problemas, hacerme valer. El periodismo cultural es un medio para gente marginal pero fuerte, porque te trata mal si no sos del palo de los otros, te paga con la gratuidad por tu esfuerzo, y con la indiferencia, con un "te estamos haciendo un favor", cuando se trata de todo lo contrario.
Creo que me encerraron, y a veces pondo razones...pero no sería humilde mencionarlas.
Nunca nadie me dio la oportunidad de hacerme fuerte y, desde que vivo sola, estoy tratando de darme esa oportunidad, aunque tenga el corazón con aujeritos, ja, ju, ji, jo, jo.
Las mujeres tenemos fecha de vencimiento, y la vejez apalea a la juventud. Quisiera tener "fechas" de vencimiento.
Tratar de recuperar el tiempo perdido, de ir contra la corriente, se hace un poco difícil. Ser mujer y querer hacer cosas en un medio de hombres o de jóvenes fashion y unisex con plata que se cierran en grupetes con aparentes principios que luego de los treinta o de una beca del Fondo Nacional de las Artes desaparecen, ser mujer y que nadie se quede con el reconocimiento de lo que hiciste, ser mujer y tratar un socio para los proyectos creativos, es también ir en contra de la corriente. No sé si es posible lograrlo, al menos empezando desde abajo.
Pero, antes de cualquier suicidio, no está de más intentarlo. Que valgan todas las cacofonias, carajo. No hay otra opción para el que quiere vivir sinceramente.
Perdón por toda esta confesión cursi de redacción poco cuidada, pero no se me ocurre que poner más que esto.

Amalia

pd: Lo más loco, es que soy mujer pero no puedo soportar a las mujeres en general, porque actuan en un rol que para qué te digo. Es como ver CQC.... el que no entienda la analogía que me pregunte por qué.
pd2: Pronto sale una antología donde acepté publicar unos poemitas míos. no es la edición española, es una de Bahía Blanca, con autores que van desde Boccanera o Fabián Casas ("los reconocidos") hasta jóvenes noveles ("los desconocidos").

13 comentarios:

(j.g.) dijo...

llegué a tí buscando alguien que dijera algo sobre la muerte de diego virniasky, que fue profesor, como yo, de la fundación centro psicoanalítico argentino. perdón por la intromisión, es con todo afecto: cuidado con las inscripciones que los poderes están haciendo en tu cuerpo. un afectuoso saludo.

Anónimo dijo...

Sí. Cuidado con los poderes y lo que te hacen en el cuerpo y con el poder del centro psicoanalítico de Couto. Ahí volvieron loco a mi hermano. Son una manga de irresponsables.

Amalia Gieschen dijo...

gracias por el consejo.

sibila dijo...

termino de leer su post. casualidad. no sé. j.g. me pidió que leyera su comment en como morir y de allí vine a parar acá.
es gracioso... hoy pensaba en algunas de las cosas que piensa usted. literaria o no, no baje los brazos amalia. vivir sinceramente es difícil, pero mujeres como yo, se enorgullecen de las que como usted luchan por hacerlo.

Mariano dijo...

No bajes los brazos, no importa como. No lo hagas. Volve a donde tengas que volver, pero no te vayas.

Conrado Yasenza dijo...

Amalia: Yo he sentido muchas veces lo que sentís vos, pero la única manera de superar la crisis es haciendo, contra todo, pero hacer.
Guarda con el coco y el cuerpo, pasan factura ( yo también bajé bocha de kilos en un momento, y la cabeza se me disparó hacia zonas desconocidas)
Lo único que puedo ofrecerte es que te acerques a La Tecl@ Eñe. Siempre abierta esta ventana para vos.
Vasos y besos.
Conrado.

Ulises dijo...

Diablita blanca: aunque Subiela y Mario no te agraden tanto como a mí, "no te quedes inmóvil al borde del camino, no congeles el júbilo, no quieras con desgana". Ánimos y fuerza. En Nicaragua tenés una casa y un amigo, que son lo mismo.

Anónimo dijo...

y... lee Sudestada, ahì sì que hacen buen periodismo cultural.

Amalia Gieschen dijo...

mirá "anónimo", si me decís algo así no me conocés. leo sudeastada hace años. yo me refiero a como se es en las bambalinas de este mundillo, especialmente el literario (porque el de Sudestada es más completo).

Juan Manuel Daza dijo...

Hola Amalia!

Aquí Juan Manuel Daza, el que te pidió el tel de Laiseca en Kleo.

Me siento muy cerca de todo esto que decís, aúnque yo no sea mujer y aunque esté mucho más pichón todavía en la vida.

Pero recaigo un poco en esto que decís de no ser reconocida, de que las mujeres tienen fecha de vencimiento. Y me siento un tanto identificado con lo que pensás de cómo se maneja el arte. Y por ahí por eso es que estoy haciendo esto de Vamos a Rockearla!, para desde el principio detentar un espacio propio en el que yo o muchos como yo y como vos podamos hacernos fuertes en lo nuestro. Para obtener un lugar desde el cual podamos bombardear todo lo que nos oprime y nos aqueja... y que ese lugar sea completamente independiente de las reglas con las que se manejan este tipo de cosas habitualmente.

Pero bueno... eso nomás... te invito el 1 de Julio a ver el festival que vamos a hacer en PLASMA.

un beso

Juan

Amalia Gieschen dijo...

Gracias Juan! Hay que generar esos espacios! Me gusto tu proyeto también porque hay un entrecruzamiento de lenguajes...Ya me tienen harta los cónclaves....
Es´ta bueno eso Plasma, pasame más datos que los publico.
Besos
A

Anónimo dijo...

Hola Amalita, estaba curioseando tu blog, que tiene cosas interesantes, soy tu detestado alejandro, el que conociste donde sabato, nomás para decirte que me pones nervioso pero me enterneces! Aunque me odies un poquito, te dejo un abrazo. Y arriba los animos che.

Anónimo dijo...

Todo mi corazón, Amalia, es sólo para ti. La fuerza inmarcesible que sólo una desafaroda pasión puede despertar gracias a tu no esforzada naturalidad que proyecta en la vida el sentimiento crepuscular del no-lugar.