jueves, 27 de septiembre de 2012

La terrible sinceridad de Roberto Arlt...


La terrible sinceridad
Roberto Arlt
de Aguafuertes porteñas.

 Me escribe un lector: "Le ruego me conteste, muy seriamente, de qué forma debe uno vivir para ser feliz".
Estimado señor: Si yo pudiera contestarle, seria o humorísticamente, de qué modo debe vivirse para ser feliz, en vez de estar pergueñando notas, sería, quizá, el hombre más rico de la tierra, vendiendo, únicamente a diez centavos, la fórmula para vivir dichoso. Ya ve qué disparate me pregunta.
Creo que hay una forma de vivir en relación con los semejantes y consigo mismo, que si no concede la felicidad, le proporciona al individuo que la practica una especie de poder mágico de dominio sobre sus semejantes: es la sinceridad.
Ser sincero con todos , y más todavía consigo mismo, aunque se perjudique. Aunque se rompa el alma contra el obstáculo. Aunque se quede sólo, aislado y sangrando. Esta no es una fórmula para vivir feliz; creo que no pero sí lo es para tener fuerzas y examinar el contenido de la vida, cuyas apariencias nos marean y engañan de continuo.
No mire lo que hacen los demás. No se le importe un pepino de lo que opine el prójimo. Sea usted, usted mismo sobre todas las cosas, sobre el bien y el mal, sobre el placer y sobre el dolor, sobre la vida y la muerte. Usted y usted. Nada más. Y será fuerte como un demonio entonces. Fuerte a pesar de todos y contra todos. No importe que la pena lo haga dar de cabeza contra la pared. Interróguese siempre, en el peor minuto de su vida, lo siguiente:
-¿Soy sincero conmigo mismo?
Y si el corazón le dice que sí, y tiene que tirarse a un pozo, tírese con confianza. Siendo sincero no se va a matar. Esté segurísimo de eso. No se va a matar, porque no se puede matar. La vida, la misteriosa vida que rige nuestra existencia, impedirá que usted se mate tirándose al pozo. La vida, providencialmente, colocará, un metro antes de que usted llegue al fondo, un clavo donde se engancharán sus ropas, y ... usted se salvará.
Me dirá usted: "¿Y si los otros no comprenden que soy sincero?" ¡Qué se le importa a usted de los otros! La tierra y la vida tienen tantos caminos con alturas distintas, que nadie puede ver a más distancia de la que dan sus ojos. Aunque se suba a una montaña, no verá un centímetro más lejos de lo que le permita su vista. Pero, escúcheme bien: el día que los que lo rodean se den cuenta de que usted va por un camino no trillado, pero que marcha guiado por la sinceridad, ese día lo mirarán con asombro, luego con curiosidad. Y ese día en que usted, con la fuerza de su sinceridad, les demuestre cuántos poderes tiene entre sus manos, ese día serán sus esclavos espiritualmente, créalo.
Me dirá usted: "¿Y si me equivoco?". No tiene importancia. Uno se equivoca cuando tiene que equivocarse. Ni un minuto antes ni un minuto después. ¿Por qué? Porque así lo ha dispuesta la vida, que es esa fuerza misteriosa. Si usted se ha equivocado sinceramente, lo perdonarán. O no lo perdonarán. Interesa poco. Usted sigue su camino. Contra viento y marea. Contra todos, si es necesario ir contra todos. Y créame llegará un momento en que usted se sentirá más fuerte, que la vida y la muerte se convertirán en dos juguetes entre sus manos. Así, como suena. Vida. Muerte. Usted va a mirar esa taba que tiene tal reverso, y de una patada la va a tirar lejos de usted. ¿Qué se le importan los nombres, si usted, con su fuerza, está más allá de los nombres?
La sinceridad tiene un doble fondo curioso. No modifica la naturaleza intrínseca del que la practica, y sí le concede una especie de doble vista, sensibilidad curiosa, y que le permite percibir la mentira, y no sólo la mentira, sino los sentimientos del que está a su lado.
Hay una frase de Goethe, respecto de este estado, que vale un Perú. Dice:
"Tú que me has metido en este dédalo, tú me sacarás de él"
Es lo que anteriormente le decía.
La sinceridad provoca en el que la practica lealmente, una serie de fuerzas violentas. estas fuerzas sólo se muestran cuando tiene que producirse eso de: "Tú que me has metido en este dédalo, tú me sacarás". Y si usted es sincero, va a percibir la voz de estas fuerzas. Ellas lo arrastrarán, quizá, a ejecutar actos absurdos. No importa. Usted los realiza. ¿Que se quedará sangrando? ¡Y es claro! Todo cuesta en esta tierra. La vida no regala nada, absolutamente. Todo hay que comprarlo con libras de carne y sangre.
Y de pronto, descubrirá algo que no es la felicidad, sino un equivalente a ella. La emoción. La terrible emoción de jugarse la piel y la felicidad. No en el naipe, sino convirtiéndose usted en una especie de emocionado naipe humano que busca la felicidad, desesperadamente, mediante las combinaciones más extraordinarias, más inesperadas. ¿O qué se cree usted? ¿Que es uno de esos multimillonarios norteamericanos, ayer vendedores de diarios, más tarde carboneros, luego dueños de circo, y sucesivamente periodistas, vendedores de automóviles, hasta que un golpe de fortuna los sitúa en el lugar en que inevitablemente debía estar?
Esos hombres se convirtieron en multimillonarios porque querían ser eso. Con eso sabían que realizaban la felicidad de su vida. Pero piense usted en todo lo que se jugaron para ser felices. Y mientras no se producía lo efectivo, la emoción, que derivaba de cada jugada, los hacía más fuertes. ¿Se da cuenta?
Vea amigo: hágase una base de sinceridad, y sobre esa cuerda floja o tensa, cruce el abismo de la vida, con su verdad en la mano, y va a triunfar. No hay nadie, absolutamente nadie, que pueda hacerlo caer. Y hasta los que hoy le tiran piedras, se acercarán mañana a usted para sonreírle tímidamente. Créalo, amigo: un hombre sincero es tan fuerte que sólo él puede reírse y apiadarse de todo.

martes, 25 de septiembre de 2012

MUJER

Mujer 

mujer hecha de frases de besos de convicciones de vida
mujer hecha con ingredientes de libertad
mujer pájaro voz de trino entre secuencias de bocinas y muerte
mujer a la que no le importa la figura ni las figuras
mujer pura hecha de sangre y de ideas
mujer hecha de palabras dichas con tripas con corazón
mujer que ama y domina en la cama y en el alma
mujer de voz firme
mujer de mirada con idioma
mujer que define circunstancias
mujer que llama a las cosas por su nombre
mujer que destroza a besos la hipocresía
mujer que regala las cenizas de su entrega
mujer que es mujeres
mujer que es política con su vientre
mujer que grita putea desgarra
mujer que quema el soborno de tu pija
mujer que no le importa el poder
mujer de planta flores ligustros
mujer con arrugas con las uñas despintadas y mordidas
mujer poder que te mira a los ojos
mujer sincera de dolor de angustia de desengaños
mujer con huevos
mujer con fe
mujer hecha de lluvia y sol
mujer con callos en las manos y en las lágrimas
mujer libertad desencajada
mujer que dice basta
mujer que golpea el portón corazón del machismo
mujer que aprieta el puño cuando no quiere abrir las piernas 

Julián Marcel tiene 29 años. Publicó un libro ("La Naturaleza de los Latidos", editado por Producciones del Rey, 2011) y tiene en preparación un segundo opus poético. Asímismo mantiene en vigencia dos blogs: Las promesas conservadas (laspromesasconservadas.blogspot.com.ar) espacio dedicado a difundir y a divulgar obras literarias. Matrix dedatos (matrixdedatos.blogspot.com.ar) es el otro blog en donde se encarga de escribir breves artículos referidos a la obra de Jorge Luis Borges. Co-Conduce Volver Ni A Palos por La Radio Rebelde y escribe en Grupo Muu (grupomuu.com.ar). De a ratos, vive... 

jueves, 20 de septiembre de 2012

RECORDANDO ALGUNAS POETICAS Y ESPONTANEAS PALABRAS DEL GRAN LEONARDO FAVIO SOBRE CRISTINA KIRCHNER




"Uno la ve tan frágil, tan bonita y parece mentira que tenga esa fortaleza de titán, para enfrentar estos vendavales de mediocres, mezquinos y angurrientos, que tanto pululan. Claro que ella camina confiada, porque la custodia el amor hacia la gente que es el arma mas poderosa que puede tener el ser humano. Yo le agradezco a dios que me haya permitido ver esta etapa de mi pais que nunca pense en llegar a ver. porque yo conocí la etapa de la primavera , cuando brotaron todas estas cosas me parecía imposible que se repitiera. Además ella va muy confiada al frente porque sabe que va rodeada de los humildes, de los que no hacen barullo, pero si tienen una capacidad muy grande de amar, y de mantener en su memoria a aquellos que nos traicionan. Yo estoy felíz, felíz. Felíz como cuando andaba de pequeño en mi pueblo desnudo corriendo en el río con mis amigos. Felíz como en esa etapa."

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Tener un compromiso con el amor es un motivo para sonreír


Tener un compromiso con el amor es un motivo para sonreír

Desde las celosías cuya bronca chirría al vaivén
Acompasado según el movimiento del viento,
Revoloteando las hojas de en su sopor fresco de la siesta.astillada por el sol
Ya no serás un tentempié, amigo, amor, compañero,
Ya no serás estirado ni astillado porque ya lo estás.
Estoy acá para hundir los pies y  comprometerme a amar.
Estos acá para bajarle los brazos a la Muerte en mi pelea a muerte con ella…
Condición sine qua non para pelear con la muerte:
Cada round tiene que brotar de la vida, es la única manera de estar del otro lado del espejo, “cual dos bandos que finalmente terminan unidos”…
Una cosa más: Los compromisos como el amor  estaban pasados de moda en los noventa, ¿raro no?
¿Cuándo dejaron de pasar de moda y por qué?
Porque estamos del lado de la vida, igual que Néstor y Cristina.
Porque estamos del lado del amor que genera esa vida.
Los comprometidos nos sirven de ejemplo porque se han puesto en nuestro lugar
(los ejemplos también estaban pasados de moda en los noventa, ¿raro no?)

martes, 11 de septiembre de 2012

SOBRE LA AMENAZA


Mientras voy curando las heridas en un sueño
Veo el gesto de su brazo antes de escucharme
Y la lamentable necesidad de seguir huyendo
Dentro de mi propio hogar
Como una ratita dentro de una cajita de cristal
Voy a morir de una sobredosis de mentalidad
Que utilizo para no tener que morir de desamor y frío.
Reconocer el motivo de la muerte no es morbo,
Se trata simplemente de completar la historia
No se me puede escapar una porque no hay mano tendida
Así que, "él", en este caso mi compañero de trabajo 
Me tendrá que entender un poquito tanta tensión
Hasta que porque fin me tienda la mano.
Pero eso, lo que escribo, lo que no ocurrirá
Porque el destino ya es otro.
Nos ignoraremos en nuestras cajas de sonido
Mientras mi corazón arda haciendo la que le ignoro
Y él me ignore nomás, como buen macho que es.
Quiero decir, el destino en ésta ya es el desamor y el frío.
Es como que aunque aun no nos volvimos de ver, 
Esto que escribo es una profecía de lo que ya está pasando
En cuanto retorne a la rutina normal
Después de mi extensa licencia psiquiátrica
Voy a ver, además, lo que mi esperanza arterial 
Se andaba negando, y por algo será.   

martes, 4 de septiembre de 2012

Oración a un poema de amor


Le arde quién sabe de qué el estómago  y escupe violencia
a cinco minutos de brotar entre las angustias de mis piedras
a una hora de abrirnos el corazón a bombonazos
a media hora de susurrar “te amo” en la ansiada primera noche
cuya dignidad y belleza me veo obligada a defender lejos de si
Recordando el aullido supe que no era tan perfecto ni que cambiaría de versión por un tiempo
recordando lo que quise dar y no pude
lo vi, fue como una iluminación
lo vi, es decir, lo que pudo haber sido
como siempre me pasa últimamente cuando alguien dice que se enamora de mí
como siempre pero hasta que un día sea
Que así sea



POEMA DE AMOR QUE NO ME VUELVA A TOPAR CON UN MALTRATADOR